La viñeta del día. Mi grupo de juego disfrutando de la partida... bueno, algunos veían mal la cosa XD

Empecé a jugar al RuneQuest allá por el año 1993, y por entonces contaba con 14 años, más o menos. Ya jugaba al Hero Quest, y fueron mis primos quienes me lo dieron a conocer. Desde aquí envío un saludo a Rodri, Diego y Julio que fueron los que me animaron a jugarlo. Y es que por aquel entonces no me explicaba cómo sería jugar con un papel, un lápiz y unos dados. Y los libros, claro. ¿Imaginarme qué? Pero... ¿jugar sin figuras? ¿solo imaginándomelo? Pues no sé, no sé. Pero empecé, y oye, que le cogí gustillo, y aun hoy en el 2005 sigo jugando. Qué gran juego, qué sencillo, qué tardes. Y ahora ellos ya no juegan por falta de tiempo y soy yo el que les anima. En fin, que jugadores no faltan ni faltarán durante años.

Lo que más me apena es que ya no lo vendan. Bueno, tal vez en alguna tienda nostálgica (y pensar que la caja azul que veis en la foto la conseguí en un centro comercial). Ahora acaban de sacar un juego llamado HeroWars, o HeroQuest -nada que ver con el de tablero- que tiene como fondo el mismo mundo que RuneQuest, Glorantha, y que podréis encontrar en español en cualquier tienda donde vendan juegos de rol.

RuneQuest fue el primer juego que consiguió igualar al todopoderoso Dungeons & Dragons allá por el año 1978. Sus autores, Steve Perrin, Ray Turney, y Greg Stafford, dotaron al juego de un universo amplísimo y una mecánica de juego muy realista, rápido y fácil de usar. Nada de tablas complicadas ni líos de cabeza. Prácticamente se juega sin consultar tablas, y las que hay son de ayuda para cosas poco frecuentes. Además, el juego agradó por la posibilidad de que cualquier personaje pudiera usar magia en mayor o menor grado y porque los personajes no tuvieran sus habilidades limitadas por la profesión. En el RuneQuest puedes usar cualquier habilidad, y la profesión añade mejores posibilidades de éxito en algunas de ellas, pero NO las limita. El sistema de juego se convirtió en un estándar con gran aceptación por la comunidad rolera, y pronto aparecieron juegos que lo adaptaron a su mundo, como Elric, La llamada de Cthulhu, Stormbringer y más tarde Aquelarre.

Debido al auge del juego, en tan solo cinco años aparecieron nada más y nada menos que 20 suplementos que ahondaban en el mundo de Glorantha y sus habitantes, así como nuevas reglas que ayudaban a manejar situaciones comprometidas para el Master.

En 1984 Chaosium llegó a un acuerdo con Avalon Hill (AH), que dominaba el sector de los juegos de guerra, por el cual Greg Stafford mantenía los derechos sobre Glorantha y AH se quedó con los del juego. Chaosium iba a entrar en quiebra, así que tenía que vender una de sus dos estrellas al gigante del momento: La llamada de Cthulhu o RQ. Se decidieron por este último, pero gracias al acuerdo tendrían más posibilidades que nunca de llevar adelante sus proyectos del RuneQuest. AH decidió crear el RuneQuest 3 bajo la supervisión de Greg. Uno de sus mayores aciertos fue el aumento más pausado de las habilidades en vez del aumento clásico que iba de 5 en 5, y el añadido de un nuevo tipo de magia: La hechicería. En un principio este tipo de magia obtuvo críticas de los seguidores debido a su complejidad y su "aleatoridad" en los resultados, pero poco a poco se iría reconociendo lo que era: un gran sistema de magia. El RuneQuest 3 es el que llegaría a España con el nombre de RuneQuest básico.El separador del juego. Todas las reglas a la vista :)

Entre 1984 y 1995 RuneQuest empezó a perder adeptos debido, sobretodo, a que Avalon Hill separó el reglamento en numerosos volúmenes, vendiendo incluso paquetes con hojas de personajes. Chaosium ofreció hojas en blanco de personajes con el consentimiento para fotocopiarlas, pero eso es otra historia. AH abandonaba cada vez más el mundo de Glorantha y lo que es más, separó ediciones anteriores en varios volúmenes y reeditó otras quitando referencias de Glorantha, como pasó con el suplemento "La isla de los grifos" -que por cierto es de los pocos que me faltan-. Con el tiempo los fans de RuneQuest se dividieron en aquellos que querían indagar en la sociedad gloranthana y en su historia, y aquellos que solo se interesaban por su sistema de juego.

Durante los años siguientes hubo un resurgir del juego, sobretodo en Europa, debido a la incesante cantidad de material nuevo que aparecía y la aparición de juegos de PC e internet. Se editaron revisiones del juego testeadas por los jugadores, y aparecieron nuevos escritores que profundizaron más en el fantástico mundo de Glorantha. Se preparó un nuevo RQ 4, que con el tiempo pasaría a llamarse RuneQuest: aventuras en Glorantha. Se criticó por parte de los jugadores que el sistema de juego comenzara a complicarse en exceso, máxime cuando los RPG estaban, en ese momento, simplificándose para hacerlos más ágiles y narrativos.

El declive del RuneQuest llegó cuando Chaosium y Avalon Hill decidieron separarse definitivamente. AH se quedó con los derechos del RuneQuest y Chaosium con Glorantha, convirtiéndose en dos entidades comerciales independientes.

Deluxe Edition, "RQ Avanzado" en nuestro paísChaosium declaró que haría un nueva reglamentación para su mundo, y se quedó sólo en rumores. Avalon Hill fue, ejem, puesto en duda por los periódicos ¿sensacionalistas? declarando que el RuneQuest 4 escondía realmente cierto tipo personas relacionadas con cultos satánicos. AH fue mandado a un juicio y el editor fue incluso a la cárcel, de la que salió al cabo de unos años libre de cargos. Todo esto puede parecer un culebrón, pero se montó un buen revuelo en la prensa escrita con los incidentes de Avalon Hill.

Tiempo después AH sacó RuneQuest: Slayers, pero no tenía nada de RQ, sólo el título. Más tarde hubo un cacao de empresas :) Avalon Hill fue comprada por Hasbro, que también había comprado Wizards of the Coast, que pasaría a encargarse del RuneQuest. Sin embargo, WOTC creo su propio sistema D20, y a pesar de las peticiones por parte de los seguidores, el RQ ya no vería de nuevo la luz. Peter Adkinson, presidente de WOTC, declaró que había jugado bastante al RQ. Esto influenció algo en la creación de la 3ª edición del D&D, que guarda ciertas semejanzas. Cuando Peter abandonó la compañía (mejor dicho, cuando lo tiraron) lo que quedaba del Rune Quest desapareció completamente.

No ha acabado totalmente. Todavía está en las casas de mucha gente, entre otras la mía. Y creedme, lo disfruto, lo disfrutamos como el primer día. El nuevo Herowars mantiene a Glorantha viva, pero nada del sistema tan famoso de RuneQuest.

Siempre me quedará la ilusión de ver en las estanterías la nueva versión del RuneQuest que tanto tiempo se ha estado vendiendo. Mientras tanto, seguiremos jugando ;)

Si falla otra ficha XD .Con lo que nos queda por jugar :)

 

www.000webhost.com